El dilema de las redes sociales y las ventas

 

Cada vez más en aumento, el rumbo de las redes sociales y de la necesidad que tiene la empresa de usar estos medios, muchas veces viene exhibida como una gran oportunidad para aumentar visibilidad y ventas, pero que en realidad se queda sin traer grandes beneficios.

Es verdad, aumenta la necesidad de estar en las redes sociales, pero aumenta también la confusión sobre cuáles utilizar, cómo utilizarlas y cuáles puedan ser las estrategias efectivas que se pueden aplicar.

La ilusión de la visibilidad

La propuesta, solamente es crear visibilidad, el efecto visual es catalogado como imprescindible en las estrategias online, parece que las agencias publicitarias han encontrado la nueva manera efectiva, de proponer nueva publicidad al cliente, para crear su propia visibilidad en la red.

¡Visibilidad por kilo!

La necesidad de estar en la red a cualquier precio, ha creado un negocio considerable en relación a la visibilidad, tanto que ya “like” y “lead generation” vienen vendidos “por kilo” como sea, lo que hace la diferencia sería la cantidad que adquirimos y no la calidad de los contactos.

Expresamente no quiere decir nada tener 100.000 “like” en la “fan page” o procurarse una “lead generation” igualmente extensa, si estos no son personas que voluntariamente se han conectado a nuestros canales, porque están interesados en lo que estamos trasmitiendo o comunicando.

Publicidad para ser visibles ¿Y dónde están las ventas?

Muchos expertos de marketing, proponen a las empresas el aumento de la visibilidad en las redes sociales, dando por deducido, el aumento también de las ventas.

Pero, esto no es automático, hay dos puntos importantes que no vienen tomados en consideración:

  1. En estos momentos de saturación publicitaria, debido a las excesivas cantidades que se proponen en todos los medios, a las personas, han creado un efecto de indiferencia y también, a veces, de repulsión, al frente de la misma. Campañas publicitarias de imagen, son una solución muy costosa, en cuanto, deben tener una presencia constante y masiva en los medios, aptas en su mayoría, a beneficiar grandes empresas, que pueden permitirse este tipos de gastos, mientras tanto, no son una buena solución, para la mediana y pequeña empresa, que necesitan de gastos muy reducidos, pero con el máximo de la efectividad.
  1. Las redes, medio de socialización entre las personas, se han desarrollado, en los últimos años, también como herramienta efectiva para crear una comunicación entre el cliente y la empresa. Comunicar no quiere decir proyectar imágenes al propio cliente, esperando que se familiarice con los productos promocionados.

Se ha definido, que el cliente ya está cansado de soportar su pasividad a la publicidad y de consecuencia, al producto y que tendencialmente, prefiere ser partícipe de la actividad empresarial, exprimiendo sus opiniones y sus valoraciones en relación al producto.

Este cambio sustancial, del papel del comprador, ha establecido, la necesidad de crear una comunicación continua con el cliente, para tomar más en consideración, sus exigencias y sus necesidades, relacionadas al producto.

La dirección correcta para una empresa

Antes de todo, hay que ser conscientes, de que hoy, el único camino provechoso es el de la especialización en un determinado sector o nicho, especialmente, para la pequeña y mediana empresa.

El marketing online-offline, es el arma más efectiva, para emerger en la propia especialización, por lo tanto, siguiendo un filo coherente de Brand-Positioning-Target, podemos construir nuestro espacio y desarrollarlo en una dirección exitosa.

Las redes sociales, seguramente hacen su parte, pero principalmente, y esto es lo que falta, para crear comunicación activa con clientes y potenciales clientes, esto nos permitirá socializar interactivamente, rindiéndonos “friendly” pero con un mensaje bien específico, para nuestro seguidores. 

La importancia de la comunicación online y valoración del cliente

El enfoque de una empresa, no debe ser la visibilidad, no es la imagen que nos hará vender más, sino la comunicación y la capacidad de entretener a nuestros seguidores, con contenidos que puedan capturar su interés.

El cliente, quiere un producto porque tiene una necesidad, ej.: Tengo sed tengo necesidad de una cerveza o de un refresco, quiero ir de viaje, tengo necesidad de un destino que me agrade y así siguiendo. Mientras tanto, la publicidad se ocupaba de condicionar las decisiones del cliente, hoy debemos preocuparnos de satisfacer a una determinada clientela, dándole lo máximo en este nicho.

Es importante descubrir las verdaderas necesidades de nuestro cliente, para poder satisfacerlo sin duda alguna.

 

La dificultad de crear comunicación efectiva

Esto no se puede crear solo con la imagen, esto es principalmente, un trabajo de comunicación, de contenidos finalizados, que requiere determinadas capacidades.

Con lástima, hay dificultades de encajar todas las piezas, para construir un sistema efectivo que funcione.

Generalmente, quien sabe de ventas, no sabe mucho de interactividad, quien sabe de contenidos, no sabe de ventas y se orienta en la creatividad, etc.

La realidad, es que el mercado tiene falta de personas que tengan suficiente experiencia emprendedora, de ventas y al mismo tiempo de estrategias de contenidos e interactivas.

Siendo un mix de especialidades, bastante “anómalo”, es muy difícil, tener una preparación suficiente, para aplicar estrategias exitosas, pero hay que aprender cuál es la trayectoria correcta, para poder demandar las partes demandables, cosa que no siempre se cumple, en cuanto,  la mayoría, no teniendo los conocimientos adecuados, se prefiere demandarlo todo, obteniendo la escases de resultados.   

Tenemos siempre bien claro, que lo que decimos o escribimos, es lo que se gana la confianza del cliente y lo que nos hace aumentar las ventas, por lo tanto, curamos nuestros contenidos estratégicamente, orientándolos a las exigencias de clientes y potenciales clientes.

Redes sociales e interactividad, hoy son las herramientas más útiles, para dar éxito a las ventas, la lástima, es que, aun muy pocos saben enseñar a una pequeña-mediana empresa, cómo aplicar con éxito.

 

Artículo enviado por Paolo Uliana, http://www.ventaymarketing.com

 

 

 

 

Share This Post