Los 8 errores financieros más comunes de los emprendedores y cómo puedes evitarlos

Un emprendedor es una persona que desarrolla una idea de negocios hasta convertirla en una oportunidad de negocios. Para ello es necesario que la misma solucione un problema (valor agregado), debe tener un mercado, debe generar ganancias y debe tener la capacidad de ser protegida.

Un emprendedor lo es a tiempo completo. Debe dedicarse con pasión y entusiasmo a desarrollar su proyecto de negocios. Para esto, no solo basta con conocer el mercado a cual se dirige, es vital aprender otros rubros del saber empresarial como mercadeo, operaciones, desarrollo de estrategias, gestión humana y sobretodo finanzas. Usted como emprendedor puede ser muy bueno en su área, no obstante, esto no le garantizará el éxito, ya que si no sabe administrar eficientemente los recursos del negocio, el proyecto se irá a pique.

Las finanzas es una competencia esencial para un emprendedor. Ese mismo entusiasmo y pasión que siente por lo que hace, debe sentirlo también por el mundo de las finanzas. A continuación les presentamos los errores financieros más comunes de cometen los emprendedores:

1.    Depender únicamente de los préstamos para iniciar el negocio: En otras entregas, planteábamos la necesidad del que el capital semilla para el establecimiento del negocio provenga de otras fuentes alternas, tales como amigos, familiares, el ahorro, socios, inversionistas ángeles, inversionistas de riesgo o fondos provenientes de entidades gubernamentales. Iniciar el negocio con una carga financiera muy fuerte, podría poner en peligro la sostenibilidad del proyecto.

2.    No llevar una contabilidad organizada: Una decisión inteligente es implementar un sistema de contabilidad organizado.  De esta manera el emprendedor podrá monitorear la salud financiera de su negocio, y no llevarse la sorpresa de que el mismo no es rentable y deba cerrar. En internet existen sistemas contables a muy buen precio que un emprendedor puede bajar y aplicar a su pequeño negocio.

3.    Depender únicamente de amigos y relacionados para generar ventas: Se entiende y se acepta que los primeros clientes del negocio serán nuestros amigos y relacionados, pero esto no es rentable en el tiempo. Un nuevo negocio debe tener la capacidad de generar su propia clientela para ser sostenible y crear un flujo de efectivo constante. Por otro lado, si usted es amigo de un emprendedor y va a su negocio, pague en efectivo, no exija crédito, es la mejor manera de ayudarlo a crecer.

4.    Depender en exceso de las cuentas por cobrar: Si usted compra de contado, y se le ocurre dar crédito a sus clientes, y esto se hace una constante, su negocio quedará asfixiado por la morosidad. Conozco decenas de negocios que debieron cerrar sus puertas ahogados por deudas incobrables. Para ello, dentro de su plan de negocios, el emprendedor debe establecer una política de crédito seria, que fomente la fluidez de su flujo de efectivo.

5.    No vigilar el efectivo: El efectivo es la sangre que fluye por la empresa, y si este flujo se detiene, el negocio morirá. Para ello el emprendedor debe tener muy claras las políticas de manejo del efectivo, y nunca delegar esta gestión en otras personas. Desde el punto de vista financiero la administración del efectivo es una de las responsabilidades vitales del emprendedor.

6.    Dejar el negocio en manos de los empleados: Un error puntual es el hecho de mantenerse alejado de las operaciones del negocio, y dejarlo a merced de los empleados. Un emprendimiento exige que usted esté a toda hora en su negocio, pues ¿quién mejor que usted para velar por él?. Cualquier error, indisciplina o peor aún, algún desfalco por parte de un empleado puede ser fatal para su negocio.

7.    No aprender de finanzas: Todo emprendedor debe invertir tiempo y dinero en capacitarse. Para lograr una buena administración del negocio, con el talento no solo basta. Debe capacitarse en términos administrativos y financieros si quiere que su negocio florezca y sea rentable. Existen casos de muy buenas ideas de negocios de fracasan por una mala gestión financiera.

8.    Desviar fondos del negocio para asuntos personales: Este es tal vez, uno los errores, lamentablemente, más comunes. Un negocio al que constantemente se están orientando recursos para asuntos personales, y de hecho, improductivos, estará condenado al fracaso. Hay emprendedores que no tienen la paciencia para dejar madurar su negocio, y desde que empiezan a tener algo de utilidades, en vez de acumularlas, empiezan a adquirir activos improductivos, tales como yipetas, apartamentos de lujo, relojes caros, etc.. Deje que su negocio crezca y se desarrolle, póngase un sueldo y viva hasta donde la sábana lo arrope. Emprender es un proyecto de largo plazo.

Por Manuel A. Fernández
Asesor Financiero
manuel_fdez@yahoo.com

Share This Post